• Natalia Bahon

YOGA PARA NIÑOS /AS


YOGA PARA NIÑOS/AS

De entrada, un yoga para niños no puede ser un yoga de adultos, lento con posturas inmóviles mantenidas largo tiempo. La dinámica del niño es mucho más activa, incluso agotadora. Quizás deberíamos poner el acento en la realización de las posturas pues el niño o niña está aprendiendo a manejar el mundo, su propio cuerpo. En esta etapa el trabajo psicomotriz es importante, coordinar bien sus movimientos, integrarlos, en la medida de lo posible, con la respiración (aunque la respiración tiene que ser trabajada de forma indirecta como veremos más adelante). En especial, diría que, las posturas de equilibrio son interesantes para su desarrollo psicomotriz.

El reto forma parte del mundo infantil, hay que lograr nuevas proezas, nuevas habilidades pues el niño necesita sentir que crece, que ya es un poquito más mayor. Entonces, un yoga con tintes acrobáticos puede estimularlos para evitar el aburrimiento, además de hacerles sacar todos sus recursos. No estamos hablando de saltos mortales hacia atrás sino de posturas un poco más complicadas (depende de la edad del niño) que tengan toda la seguridad para que no se hagan daño.

Las clases de yoga para niños, es un lugar donde el niño se siente libre de ser tal como es.

El enfoque de estas clases es jugar, es decir va a jugar a hacer yoga.

Cuando se habla de yoga para niños se aplica en muchas direcciones, las clases se enfocan dependiendo de la naturaleza del niño.

La finalidad de este yoga es que el niño desarrolle su psicomotricidad, su capacidad de concentración, su creatividad, aprenda a trabajar fisicamente con su cuerpo, adquiera conocimientos de temas: respeto, amor, compartir, responsabilidad…etc. , aprenda a divertirse. Y para ello se hace uso del siguiente programa.

El yoga en los niños:

  1. Favorece la concentración y la atención.

  2. Estimula la fantasía.

  3. Da una mayor estabilidad emocional.

  4. Ayuda a superar las frustraciones y las inseguridades.

  5. Mejora las relaciones interpersonales con los coetáneos.

  6. Permite a los niños filtrar los mensajes violentos procedentes de la televisión y de los juegos interactivos (videojuegos).

  7. Mejora las relaciones interpersonales

  8. Puede corregir los defectos en la concentración, la hiperactividad, la timidez, etc.

  9. Elimina el estrés.

  10. Mejora las posturas.

  11. Desarrollo y destreza de los músculos motores

  12. Flexibilidad en las articulaciones

  13. Mejoría de los hábitos posturales de la columna vertebral

  14. Masaje de los órganos internos

  15. Mejoría en los hábitos de la respiración

  16. Estimulación de la circulación sanguínea

  17. Perfeccionamiento de los sentidos

  18. Agilidad y entereza

  19. Calma y relajamiento

  20. Estiramiento

  21. Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación

  22. Armonización de la personalidad y carácter

  23. Oportuna canalización de la energía física

  24. Mejor comprensión e interacción con los demás

PROGRAMA DE YOGA


- Ejercicios de toma de contacto, para romper el hielo

- Ejercicios de respiración

- Ejercicios de coordinación

- Ejercicios de equilibrio

- Ejercicios divertidos

- Meditaciones dinámicas

- Temas para discusiones del grupo

- Posturas de Yoga La respiración del Yoga

La respiración es una parte integral del yoga. El inhalar y exhalar por las nariz es esencial para que el niño pueda estirarse y obtener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas. Una vez que el grupo controle su respiración, el profesor empezará con las posturas. El sentido de las posturas es, desde los órganos exteriores, ir calmando a los órganos interiores. Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajar, después a concentrar. Para los niños, el yoga debe ser practicado como se tratara de un juego. No se debe exigirles a que repitan una postura una y otra vez. Eso puede convertirse en algo aburrido. Hay que ir variando las posturas y los movimientos, despacio, y a un ritmo en que los pequeños no pierdan la concentración. Como ya hemos dicho, el ánimo y la motivación son cruciales en este sentido. El respeto, la moderación, y una actitud positiva y alegre, también. ¡Y por qué no! Un rato de descanso para sus padres dejándolos en buenas manos. Clases paralelas para los padres.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo